12 agosto 2014,
 0
Share Button

Historia de la Ciencia en la enseñanza de la Historia

Entrevista dentro del Ciclo “Historia de la ciencia local, ¿para qué?

MTRA. GUADALUPE URBÁN MARTÍNEZ

FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS, UNAM

MIEMBRO DE LA CIHCyTAL

por: Juan José Saldaña y Libertad Díaz Molina

Guadalupe_UrbanJJS/LDM: ¿A partir de qué año comenzaron los cursos de Historia de la Ciencia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y quién o quiénes fueron los precursores?

GUM: Actualmente imparto el curso de “Historia de la Ciencia” en la carrera de Historia en el Sistema de Universidad Abierta (SUA) de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. La carrera existe en esta modalidad desde el año 1979 y, hasta ahora, no ha habido modificaciones en su malla curricular, de tal suerte que desde entonces se imparte el curso en el cuarto semestre de la Licenciatura en Historia, y de manera obligatoria.

Cabe señalar que la “Historia de la Ciencia” también se enseña en el Sistema Escolarizado de la carrera de Historia en la misma institución, en la modalidad de las asignaturas optativas.

Como el antecedente de estos cursos podemos mencionar el que impartió el Dr. Eli de Gortari en el año 1951, que estuvo dirigido a los estudiantes de Filosofía. Años más tarde, el Mtro. Arturo Azuela, ingeniero e historiador de formación, dio clases a futuros historiadores sobre la Revolución científica. Ambos fueron secundados por el Mtro. Roberto Moreno de los Arcos, otro historiador de formación, al que se le ha identificado como el primer asesor de una tesis de licenciatura en el área de la Historia de la Ciencia en el año 1973. Los tres reconocieron la relevancia del estudio del pasado científico, y en el caso de De Gortari y Moreno de los Arcos vemos un interés por la historia de la ciencia en México como parte constitutiva de la historia del país en general. En cuanto al curso de Eli de Gortari la ciencia fue comprendida como parte de las culturas local y universal, de ahí que insistiera en la enseñanza de su historia para formar historiadores y filósofos.

Juan José Saldaña

Posteriormente, las clases de Historia de la Ciencia han sido impartidas sucesivamente por otros profesores que han sido en su mayoría historiadores de profesión. De manera particular me refiero a la que yo ocupo en el SUA, que a principios de los años ochenta estuvo a cargo del Dr. Juan José Saldaña, quien es el primer mexicano en obtener el grado de doctor en Historia de la Ciencia. Más tarde le sucedieron la Dra. Luz Fernanda Azuela, participante en el Seminario de Historia de la Ciencia y la Tecnología que el Dr. Saldaña tiene en el Posgrado de Historia de la misma facultad desde 1985, así como también la Dra. Patricia Gómez Rey. Para impartir esta cátedra, el Dr. Saldaña preparó una Antología (Introducción a la teoría de la historia de las ciencias, 1ª. ed. 1982, y 2ª. ed. 1989), que permitía conocer las posturas metodológicas que estaban en boga sobre el tema.

De esta manera, podemos ver que la enseñanza de la Historia de la Ciencia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM ha sido una inquietud presente en los principales promotores del estudio de esta área histórica en México, cuya lista encabeza el Dr. Eli de Gortari.

JJS/LDM: ¿Podría comentarnos qué temas de la Historia de la Ciencia mexicana y latinoamericana se enseñan en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y qué metodologías se han desarrollado?

GUM: Es difícil establecer las líneas de explicación que otros profesores han seguido en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM debido a la libertad de cátedra. Una revisión somera a algunos de los títulos y programas de los cursos nos indican que la mayor parte de los profesores han privilegiado el estudio de la ciencia en la historia de México. Dicho interés refleja una convicción compartida por los historiadores de la ciencia de esta institución, que es que los alumnos de la Licenciatura en Historia deben conocer e investigar el pasado científico de nuestro país para comprender procesos de adaptación y de creatividad local del conocimiento que también forman parte de nuestra identidad nacional. La historia de la ciencia no es un ámbito exclusivo de científicos y filósofos, es por ello que hasta ahora se ha enseñado a los historiadores, para comprender a la ciencia como un proceso cultural que forma parte de la Historia de México, y que permite explicarla.

Guadalupe-Urban-ParraDe manera personal, en mi curso, que es semi-presencial por la modalidad abierta (los alumnos pueden acudir semanalmente a asesorías), he intentado que se tenga una idea básica de la historiografía general de la ciencia para poder entender la exclusión de Latinoamérica y México en la visión eurocéntrica, que a través del tiempo deformó nuestra percepción de la existencia de la actividad científica en el país. Luego hago una revisión de la historiografía mexicana de la ciencia, retomando trabajos pioneros como el de Porfirio Parra que apareció publicado a principios del siglo XX, con lo que dirijo a los alumnos hacia el conocimiento de la evolución historiográfica de la ciencia en particular, ligada a la historiografía de México en general. A partir de ello, me enfoco en la historia de la ciencia mexicana a partir de la historia social de las ciencias, y en la que recupero la metodología del Seminario de Historia de la Ciencia y la Tecnología del Dr. Saldaña, del cual también he formado parte. Con esta última observación quiero subrayar la existencia de una tradición académica del Seminario en la cual nos hemos formado varios profesores e investigadores, y que le hemos dado seguimiento en los cursos que hemos impartido dentro y fuera de la Facultad.

JJS/LDM: ¿Qué factores y atributos ha identificado usted que contribuyen al éxito de los programas de enseñanza formal de la historia de la ciencia local en la UNAM?

GUM: Es probable que en algún momento el tema haya atraído el interés de los alumnos por la novedad, por saber qué se enseñaba en un curso o en un seminario de Historia de la Ciencia y en particular de México. Actualmente no ocurre así, porque conocer este pasado ha permitido plantear preguntas al presente científico, incluso se ve a los mismos egresados de carreras de las ciencias duras formarse como historiadores para explicar por qué los jóvenes se han distanciado de las ciencias.

Hoy en día, la enseñanza formal de la Historia de la Ciencia en la Facultad es una estrategia que ha formado y cohesionado a una comunidad especializada en el tema. Los historiadores de formación con especialidad en la Historia de la Ciencia se han incorporado a los debates académicos multidisciplinarios para cooperar en la explicación de la realidad mexicana.

JJS/LDM: En la UNAM, ¿qué programas de enseñanza no formal se llevan a cabo para promover una cultura científica que incluya el conocimiento de la historia local?

GUM: Este tipo de enseñanza formal necesita más trabajo de parte de los historiadores de la ciencia que pertenecemos a la UNAM. Se dan conferencias y pláticas de divulgación, se organizan coloquios, y aparecen publicaciones, pero no hay una regularidad al respecto, ya que un año aparece la Facultad de Filosofía y Letras como sede, y puede pasar un año o más sin que vuelva a ocurrir, a pesar de que es formadora de historiadores en general, con un número notable de egresados especializados en la Historia de la Ciencia. Lo mismo pasa en el ramo de las publicaciones. Y esta situación parece replicarse en otras entidades universitarias.

La presencia de los historiadores de la ciencia es más firme en espacios extra-universitarios, como por ejemplo las sociedades científicas. La pregunta me parece pertinente porque invita a la reflexión: ¿qué hacer para seguir fortaleciendo los espacios académicos dedicados a la Historia de la Ciencia en la UNAM? Hay que trabajar por articular a las sociedades con las universidades, por volver a llevar la presencia de las sociedades a las instalaciones universitarias a través de eventos co-organizados y publicaciones.

En estos momentos estamos en vísperas de un cambio en el plan de estudios de la carrera de Historia del Sistema de Universidad Abierta donde se propone que la asignatura “Historia de la Ciencia” ocupe un lugar dentro del rubro de las asignaturas optativas. Es por ello que se deberá discutir sobre la pertinencia de la Historia de la Ciencia para formar historiadores profesionales, luego de más de treinta años de experiencias positivas en este caso.

JJS/LDM: ¿Desea destacar algún aspecto que considere de interés para esta entrevista?

GUM: En el caso de la Facultad de Filosofía y Letras estamos ante un momento que definirá el rumbo de muchas especialidades en la investigación histórica. Al igual que la Historia del Arte, que había ocupado lugares privilegiados dentro de los programas de estudio, la Historia de la Ciencia se verá inserta en el campo de los materias optativas. Tal cambio pone sobre la mesa la discusión la necesidad de conservar una asignatura que ofrece la posibilidad de que los historiadores en formación analicen el desarrollo histórico de procesos creativos, como es la ciencia en situación.

Por otra parte, estamos ante un entorno tecnológico que, en el ámbito de la comunicación electrónica, plantea la posibilidad de usar los medios digitales para la circulación del conocimiento, permitiendo la ampliación y reforzamiento de los espacios académicos tradicionales. En este sentido, destaco la revista Quipu, tanto en su versión impresa como electrónica, que está renovando su liderazgo como una publicación especializada en nuestra área y que como material de lectura para los cursos de Historia de la Ciencia debe contribuir a la conservación de las cátedras existentes porque en sus páginas está presente el trabajo de los historiadores. En este mismo tenor se dirigen los trabajos que el Dr. Juan José Saldaña está realizando con la CIHCyTAL a través de los webinarios, que ofrecen la posibilidad que los nuevos interesados en la Historia de la Ciencia entren en contacto con investigadores consolidados de otras partes del continente americano.

Esta entrevista se verificó el 6 de agosto de 2014.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *